Escuchar a la niñez

Cuidar a la niñez

Comprender a la niñez

NUESTRA PASIÓN

Conoce lo que hace latir el corazón del Movimiento Ternura

Comprender a la niñez

Escuchar para comprender a la niñez en el contexto de la ternura implica cultivar la sensibilidad para sentir, acoger y acompañar la experiencia del niño y niña. Por consiguiente será importante que la escucha revele los prejuicios de los adultos y eso se logra cuando siente su corazón brincar ante el asombro que generan las narrativas de los niños y niñas. El asombro revela las novedades no concebidas y gentilmente cuestiona paradigmas endurecidos que figuras de autoridad insisten en mantener. Hay que estar atentos al salto del corazón, pues es cuando se abre la puerta que permite resignificar las posturas adultas una vez iluminadas por la voz de la niñez.


Sorpresa
Sensibilidad
Solidaridad
Interés superior del niño

El principio orientador de toda Convención de los Derechos del Niño es el interés superior de la niñez, y el camino que lleva a su definición, en cada situación y para cada niño y niña, es la escucha con intensión de comprender. Para los adultos es una invitación a dar un paso atrás para que el niño y la niña en su manera de comprender las experiencias que vive se posicione al centro del diálogo. Esta no es una tarea menor dado que las asimetrías de poder, marcan gran parte de las interacciones entre las personas adultos y las niñas y niños. Traerlas a un estado de mayor simetría representa un gran cambio cultural. En ese sentido resulta apasionante la comprensión de la niñez porque rompe paradigmas de poder a partir un proceso tan sencillo como la escucha.


Escuchar para comprender a la niñez en el contexto de la ternura implica cultivar la sensibilidad para sentir, acoger y acompañar la experiencia del niño y niña. Por consiguiente será importante que la escucha revele los prejuicios de los adultos y eso se logra cuando siente su corazón brincar ante el asombro que generan las narrativas de los niños y niñas. El asombro revela las novedades no concebidas y gentilmente cuestiona paradigmas endurecidos que figuras de autoridad insisten en mantener. Hay que estar atentos al salto del corazón, pues es cuando se abre la puerta que permite resignificar las posturas adultas una vez iluminadas por la voz de la niñez.

La sensibilidad es otro don fundamental para comprender a la niñez. Los bebés demandan la sensibilidad humana para ser comprendidos, pues requieren ser escuchados por las aurículas del corazón. La escucha sensible es la única que logra de hecho comprender al niño y niña porque primero se permite tocar y conectarse con la experiencia ajena.
La sensibilidad de alojar el niño en el corazón adulto, un lugar compasivo, donde su dignidad es reafirmada y su voz, llanto, gozo, súplica, ruego es escuchado y atendido.


Comprender a la niñez es lo que impide a los adultos actuar de manera reactiva, guiados por su propia inteligencia, intentando resolver problemas a partir de estándares y normas, atropellando en el camino al propio niño y niña. Sin embargo, la compresión genera solidaridad, el compromiso fundado en el lazo de amor. La solidaridad es la fuerza que transforma la compresión en acompañamiento, en corresponsabilidad. Es lo que muestra la implicación con la niñez y, sus causas, deseos y voluntades.
La pasión por comprender a la niñez se nutre de asombro, sensibilidad y solidaridad. Cuando el adulto abre su corazón a comprender a la niñez se brinda a sí mismo la oportunidad de ser transformado y liberarse de los grilletes hirientes del poder.

Niños, niñas y adolescentes de la Alianza Nacional de Líderes de Transformación (ANALIT)

Niños, niñas y adolescentes de la Alianza Nacional de Líderes de Transformación (ANALIT)

Niños, niñas y adolescentes de la Alianza Nacional de Líderes de Transformación (ANALIT)

Niños, niñas y adolescentes de la Alianza Nacional de Líderes de Transformación (ANALIT)

Niños, niñas y adolescentes de la Alianza Nacional de Líderes de Transformación (ANALIT)

Ternura en Acción

Cultiva la Ternura con acciones, recursos y cursos que el Movimiento Ternura tiene para ti.