La ternura y alegría de esperar la venida de Jesús

World Vision / Diciembre, 2020

El anuncio de la venida de Jesús trae a nuestra familia alegría en medio de cualquier circunstancia difícil. “Tú cambiaste mi tristeza y la convertiste en baile. Me quitaste la ropa de luto y me pusiste Salmo 30.11

Lectura del Evangelio

Lucas 1.39-56

A los pocos días, María fue de prisa a un pueblo de la región montañosa de Judea.

Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Cuando Isabel oyó el saludo,

el niño saltó de alegría dentro de ella.

Isabel, llena del Espíritu Santo, dijo en voz alta a María:

—¡Dios te ha bendecido más que a todas las mujeres! Y también ha bendecido

al hijo que tendrás. ¿Por qué has venido a visitarme, tú que eres la madre

de mi Señor? Tan pronto como oí tu saludo, el bebé saltó de alegría dentro de mí.

María alaba a Dios

María respondió:

« ¡Le doy gracias a Dios con todo mi corazón,

y estoy alegre porque él es mi Salvador!

»Dios tiene especial cuidado de mí, que soy su humilde esclava.

»Desde ahora todos me dirán: “¡María, Dios te ha bendecido!”

»El Dios todopoderoso ha hecho grandes cosas conmigo.

¡Su nombre es santo!

imagen aviento 3.png

ȃl nunca deja de amar a todos los que lo adoran.

»Dios actúa con poder y hace huir a los orgullosos.

»Quita a los poderosos de sus tronos, y da poder a los pobres.

»Da cosas buenas a los hambrientos,

pero despide a los ricos con las manos vacías.

»Ayuda a los israelitas, sus servidores,

y nunca deja de ser bondadoso con ellos.

»Así lo prometió a nuestros antepasados,

a Abraham y a sus descendientes, para siempre.»

Y María se quedó tres meses con Isabel. Después, regresó a su casa.